Los recientes casos de inseguridad en el comercio de Bucaramanga son motivo de preocupación para la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco Santander, consideramos que el comercio formal se ha ido fortaleciendo en materia de cámaras de seguridad electrónicas, que de cierta manera permiten captar de manera directa quiénes están hurtando para hacer las posteriores demandas. Sin embargo, la Policía del área Metropolitana y las Alcaldías municipales deben robustecer el pie de fuerza y desarrollar diferentes operativos que permitan garantizar la seguridad a todos los ciudadanos.

En Fenalco Santander hemos realizado una alianza estratégica con el frente de seguridad empresarial que reúne a empresas de todos los sectores económicos, incluyendo al sector de seguridad y vigilancia privada, con el objetivo de atacar este flagelo y detectar las personas que ocasionan estos hurtos, además de trabajar en una campaña especial con los comerciantes junto al Gaula y la Dijín para mitigar y enfrentar esta problemática.

Para el Gremio, la propuesta de restringir el parrillero de moto, debe ser la última opción, pues la cifra a 31 de diciembre de 2017, señala que existen 674.317 vehículos en todo el parque automotor del Bucaramanga y el AM, de los cuales 398.452 unidades que equivalen al 59% son motocicletas, este dato permite concluir que hay un alto porcentaje de personas que usan este medio de transporte para trabajar, movilizar a su familia y como alternativa para acercarse a comprar a diferentes comercios, lo que significa, que la motocicleta es el principal medio de transporte de los bumangueses, por lo tanto, invitamos a replantear la propuesta, pues no se puede golpear con esta medida a las familias y por ende al comercio.

En Fenalco Santander sabemos que son más las personas buenas que las que cometen delitos, hay más de 35 concesionarios que están garantizando diversas estrategias en materia de seguridad vial, en fortalecer las medidas de transito y en reducir la accidentalidad, donde a su vez, los comerciantes estamos unidos para poder garantizar que estos robos no continúen y la fuerza pública y de seguridad tomen las medidas de presión pertinentes.