Según Nielsen Colombia, compañía especializada en investigación de mercados, la estrategia de los precios bajos últimamente no ha llenado las expectativas, pues las promociones no han dado los resultados esperados. De esta manera, los descuentos han pasado a estar en la cuerda floja, dejando de ser una de las principales estrategias para vender en temporada baja.

En Colombia, el año pasado se registró un 22% de productos con descuento temporal, de ellos un 70% no tuvo crecimiento en ventas, en consecuencia, el reducir precios no ha hecho que incrementen las cifras del comercio, según datos publicados en la Bitácora Económica de marzo de Fenalco Nacional.

Para Isabela Andrea Díaz, vicepresidenta de la mesa sectorial de Centros Comerciales de Fenalco Santander, "los descuentos son una buena manera de generar rotación de mercancía o premiar al consumidor por su fidelización, pero es más importante buscar estrategias para crear valor en los productos, ya que el ser barato no beneficia, sino que pierde relevancia y deteriora a la marca".

Juliana Marín, experta en Consumo e Industria, dice que “el 52% del mismo universo de consumidores colombianos manifiesta estar dispuesto a pagar más por productos premium, es decir, aquellos que ofrecen atributos adicionales”, teniendo en cuenta que, el poder adquisitivo no influye del todo en la decisión de compra, pues el 28% son consumidores de nivel socioeconómico bajo.

Por ende, más que estar en constantes descuentos, las empresas deben apuntar a satisfacer las necesidades del consumidor actual con productos prácticos, asequibles y de calidad, para así concentrarse en una oferta de valor justa para el mercado.

 

"En 2018 el 80% de las ventas de productos premium se vendieron de igual forma sin descuento". Nielsen Colombia.