LAS VENTAS DE FIN DE AÑO AUMENTARON EN UN 5% EN COMPARACIÓN AL 2017

 

Bucaramanga, 14 de enero de 2019. En el último trimestre del año (2018) se percibió con claridad que muchos consumidores comenzaron sus compras de fin de año desde noviembre o antes: una encuesta virtual de amplio espectro que adelantamos en la primera semana de diciembre indicó que el 24% de los consumidores compró los regalos que ofrecerían a sus familiares y amigos en noviembre o antes y al agregarle el “Black Friday” este porcentaje subió al 36%.

Además, la reciente encuesta de Fenalco Santander, señala que el 53% de los comerciantes aumentaron sus ventas, en parte gracias a tres factores determinantes como: Descuentos llamativos para los clientes en un 40%; Inversión en publicidad en un 25% y Recuperación en la confianza del consumidor en un 10%. 

 

COMPORTAMIENTO DE LAS VENTAS

DURANTE EL FIN DE AÑO 2018

 

De otra parte, para el 40% de los encuestados, sus ventas aumentaron en un 5% con respecto al año 2017, seguido de un 25% que aseguró un aumento de un 10% frente a la misma temporada del año anterior. Los artículos que más se vendieron fueron tecnología/electrodomésticos en un 31%, seguido por ropa en un 26% y calzado en un 10%.  

 

PRODUCTOS QUE MÁS REPORTARON VENTAS DURANTE EL

FIN DE AÑO 2018

De acuerdo con Alejandro Almeyda Camargo, Director Ejecutivo de Fenalco Santander, “en lo corrido de 2018 las ventas del comercio minorista crecieron en alrededor del 5.5% según DANE. Sin embargo, el empleo formal lo hace apenas en un 0.2%. Este contraste de crecimiento en ventas y estancamiento en generación de empleo formal sugiere que la productividad del trabajo en el comercio moderno en ese año creció significativamente. Es una buena noticia”.

Este líder gremial también indica que en el comercio moderno comienza a reflejarse el impacto del e-commerce: la relación ventas por metro cuadrado en el retail poco a poco está dejando de ser un buen indicador de rentabilidad y de gestión. El avance tecnológico impulsa la productividad del comercio. Pero también, aunque fuese en un pequeño grado, está la explicación del incremento en el salario mínimo del orden del 5.9%, muy superior al 4.1% de la inflación del 2007. Ese aumento en los costos laborales en un sector que como el comercio y los restaurantes pagan en una alta proporción a su personal el salario mínimo, pudo ser factor inhibidor del empleo formal.