Bucaramanga, junio 27 de 2019. Según encuesta aplicada a diversos sectores del comercio en Bucaramanga, en la jornada del Día Sin Carro y Sin Moto, para el 80% de los comerciantes las ventas disminuyeron y tan solo un 16% aseguró que lograron mantenerse.

Comercio al por menor y al por mayor, restaurantes, sector servicios, concesionarios y centros comerciales manifestaron que el comportamiento de las ventas en esta jornada registró una disminución del 55%, esto obedece en gran medida a la poca afluencia de personas a establecimientos comerciales y en razones asociadas a la carente eficiencia del transporte masivo que no está articulado al 100% en el área metropolitana.

Sin embargo, la pertinente decisión del Concejo Municipal y de la Dirección de Tránsito de Bucaramanga de haber tenido en cuenta las recomendaciones de Fenalco Santander en relación a la reducción del horario del Día Sin Carro, que redujo en 4 horas la propuesta inicial; logró que sectores como estaciones de servicio, parqueaderos, talleres de reparación, entre otros, se beneficiaran de la medida y le madrugaran a esta iniciativa.

De esta forma, de pasar del 65% de afectación de las ventas en pasadas jornadas del Día sin Carro a un 55% de su disminución en el día de ayer, deja en evidencia que la reducción del horario y su implementación en solo Bucaramanga, tuvo su impacto moderadamente positivo en el comercio y también en la movilidad.  

Con todo esto, los comerciantes organizados hacen un llamado a las autoridades locales para que estas jornadas del Día sin Carro y sin Moto se centren en realizar acciones que mejoren el medio ambiente y la movilidad de la ciudad, pero sin afectar al comerciante.

Es así como expresan que sería clave formular y ejecutar medidas claras de control, chatarrización y modernización del parque automotor contaminante. Pues se evidenció en esta jornada, que en aspectos como la contaminación del aire el nivel aumentó en un 34% comparado con los niveles del día anterior.

Para finalizar, caso particular fue el de los centros comerciales del Área Metropolitana, que tuvieron gran afluencia de clientes, parqueaderos copados y plazoletas de comida llenas, para ellos, un día bastante concurrido, a diferencia de anteriores jornadas del Día sin Carro y sin Moto que impactaron de manera negativa los resultados de sus ventas.